***

Aki Shimazaki – Hôzuki, la librería de Mitsuko

El caso de la escritora Aki Shimazaki es curioso: nacida en Gifu (Japón), se mudó a Canadá en 1981, con 27 años, y desde 1991 publica todas sus novelas en francés, ganando diversos premios de la literatura canadiense. Pero sus novelas son innegablemente japonesas: siempre se titulan con una palabra japonesa (nombres de flores o de insectos) llena de simbolismo y ahondan en la vida de pequeñas familias atípicas que viven en pequeñas ciudades tradicionales de Japón. Si con Kazuo Ishiguro se puede debatir si es realmente un autor japonés (al escribir en inglés historias por lo general alejadas de Japón), con Aki Shimazaki, al margen del idioma, queda patente la sensibilidad japonesa en cada página.

hozuki

Hôzuki es una flor muy utilizada en los arreglos florales ikebana, apreciada por su peculiar forma y sus vivos colores. Simboliza la mentira y también puede leerse Kitô, que es como se llama realmente esa “librería de Mitsuko”, especializada en libros de filosofía. Ahí vive ella junto a su madre y a su hijo Tarô, un niño tímido de 7 años, sordo, que entablará una amistad con Hanako, la hija de una clienta. Con estos pocos personajes y unos ingredientes tan sencillos, la autora traza una novela delicada pero de poso profundo que va acumulándose poco a poco, a medida que en cada escena caen copos de nieve al otro lado de la ventana.

La escritura de Aki Shimazaki es poética y liviana, casi heredera de los haiku. Frases cortas, siempre en tiempo presente, que crean imágenes bellas mediante palabras cotidianas. La suya es una simplicidad engañosa, porque no necesita extenderse para ahondar en las contradicciones humanas, en los miedos y los secretos que hay que llevar a cuestas para seguir viviendo. Hôzuki habla en especial del instinto maternal y el amor entre madres e hijos. Como la mejor literatura, no ofrece respuestas claras, se conforma con ofrecernos las preguntas adecuadas. Una tecla de piano cuyo sonido se queda suspendido en el aire polvoriento de la estancia, iluminándolo.

“Elevo los ojos al cielo gris. Veo de nuevo la estación de Maibara. Sosteniendo un bebé en un brazo y tirando de la maleta con el otro, camino sin saber adónde ir.
Ha pasado el tiempo sin darme cuenta, y el niño que encontré tiene ahora siete años. Nuestra vida es tranquila, ¿o será que mi espíritu se ha serenado? Sea como fuere, de ningún modo quiero que esta tranquilidad se rompa.”

Aki-Shimazaki

De Aki Shimazaki ya habíamos leído Tonbo, publicada por SD ediciones, donde la autora exploraba el suicidio de un familiar en el marco de una familia japonesa de confesión católica (una minoría en un país donde la mayor parte de la población es budista). Además de Tonbo, Shimazaki ha escrito numerosas novelas cortas, todas publicadas en francés, pero Hôzuki es la segunda que nos llega traducida al castellano, publicada por Nórdica Libros. Una escritora a descubrir.

En la librería Haiku encontrarás muchos libros de mujeres escritoras.

Acerca de Alex Pler

No nací en Barcelona ni en Tokyo, aunque me hubiera gustado. Librero de Haiku, lector voraz y autor de la novela El mar llegaba hasta aquí y del libro La noche nos alumbrará (con 196 historias cortas donde tú eres el protagonista). Mi web personal: www.alexpler.com.
Esta entrada fue publicada en críticas, libros y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.