***

El diario de la dama Izumi

Cuando nos piden una lectura fresca sobre la cultura japonesa y les recomendamos El libro de la almohada de Murasaki Shikibu, algunas personas arquean la ceja: ¿cómo va a ser ameno un texto del siglo XI? Pero como ya explicamos al hablar de la invención del hiragana, las damas de la corte Heian crearon no solo un sistema de escritura, también géneros literarios como el nikki (“diarios” donde expresarse libremente), cuya frescura perdura hasta nuestros días. Privadas del aprendizaje de los kanjis y por tanto del vocabulario más culto, sus textos son fáciles de leer porque predomina la emoción, y eso es algo atemporal y universal. Lo demuestra una vez más el delicioso texto que ahora nos trae la editorial Satori con traducción de Akiko Imoto y Carlos Rubio.

1496138685-cubierta-dama-izumi

Escrito hacia el año 1.008, El diario de la dama Izumi no es un diario ni está claro que lo escribiera la propia poetisa Izumi Shikibu. Relata un año de cortejo entre la dama Izumi y el príncipe Atsumichi, con el paso de las estaciones como telón de fondo de un encendido intercambio de poemas. El enamoramiento, las dudas, los celos, las promesas… a todo ello asistimos escondidos tras un biombo, testigos privilegiados de un romance que en su momento creó un escándalo: el príncipe no solo estaba casado, además era el hermano del anterior pretendiente de la dama Izumi, fallecido poco antes de arrancar el libro.

“Quebré la rama
pensando que las flores
en su esplendor
estaban, mas fue nieve
lo que se derramó cual blanco pétalo.”

Las poesías que se intercalan con el texto son de una delicadeza abrumadora: espontáneas, sentidas, con una percepción de la naturaleza como algo mágico. En la corte Heian se valoraba la sensibilidad y la capacidad de improvisar un poema en medio de una conversación. Enternece comprobar cómo los dos amantes desgranan sus sentimientos a medida que se abren los flores o el viento arranca las hojas de los árboles. Garantizamos que después de leer El diario de la dama Izumi, no volveréis a ver la luna en lo alto del cielo de la misma manera…

Izumi_Shikibu

Como la mayoría de textos clásicos japoneses, este volumen se complementa con un prólogo, un epílogo y numerosas notas a pie de página para contextualizar lo que leemos y profundizar en los exóticos rituales y protocolos de aquella época. Pero recomendamos prescindir de todo ello y leer sin más la joya que nos legó la dama Izumi. Como un desfile de fantasmas, la desaparecida corte Heian cobrará vida ante nuestros ojos. Puede que no comprendamos los pormenores de todo lo que ocurre, pero sí entenderemos las emociones que lo sacuden. Hace diez siglos, las cortesanas que se entregaban a una noche de amor con algún príncipe, esperaban con ansias la “carta de la mañana después” para confirmar así lo que habían sentido (o entristecerse en caso contrario). Cambian los medios, avanza la tecnología, pero los sentimientos perduran.

“Sin decir nada, el príncipe se acercó a la galería y, sirviéndose de la punta de su abanico, deslizó una carta por debajo de la persiana. Después explicó por fin:
―Como tu mensajero partió sin esperar mi respuesta…
La dama, a pesar de que hubiera deseado responder algo, no veía bien de qué se trataba, pues entre los dos amantes había todavía distancia. Tuvo que acercarse para, también con la punta de su propio abanico, acercarse la carta. El príncipe vaciló un momento: en un principio deseaba entrar en el aposento de la dama, pero enseguida desistió, prefiriendo quedarse entre los hermosos arbustos del jardín.”

En definitiva, una lectura apasionante con la que corroborar que hace muchos siglos que en Japón se cultiva esa sensibilidad única que aún hoy nos cautiva. En la librería Haiku encontrarás estos y otros clásicos de la literatura Heian.

Acerca de Alex Pler

No nací en Barcelona ni en Tokyo, aunque me hubiera gustado. Librero de Haiku, lector voraz y autor de la novela El mar llegaba hasta aquí y del libro La noche nos alumbrará (con 196 historias cortas donde tú eres el protagonista). Mi web personal: www.alexpler.com.
Esta entrada fue publicada en críticas, libros y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.