***

La gran ola de Hokusai: ¿por qué nos impacta tanto esta imagen?

gran-ola-hokusai

Es la pregunta que más nos repiten los clientes de la tienda: ¿qué significa esta ola? La gente se sorprende al verla en tantas láminas, pósters, portadas de libros, marcapáginas, telas… Este grabado de Hokusai se ha convertido en el símbolo por excelencia del arte japonés.

Los ukiyo-e eran reproducciones hechas con planchas de madera que se vendían a precios bajos, así que en la época Edo (siglos XVII a XIX) no se consideraban arte sino un tipo de coleccionismo popular. Ganaron reconocimiento mundial cuando en la década de 1860 llegaron las primeras copias a Europa, llamando la atención de Vincent Van Gogh, Claude Monet y otros impresionistas. Y enseguida La gran ola de Kanagawa, del artista Katsushika Hokusai, se hizo famosa.

Pintada hacia 1829 como parte de su serie 36 vistas del monte Fuji, en su momento solo fue una imagen más. De hecho Hokusai tiene otros grabados de temática y títulos parecidos, como el que veis abajo, Gran ola de la serie 100 vistas del monte Fuji: parece representar el mismo fenómeno, pero con una disposición diferente y con una bandada de pájaros fundiéndose con la espuma marina.

gran-ola-hokusai2

Pero en el caso de La gran ola de Kanagawa, la imagen resulta a todas luces más poderosa. Empezando por el agradable uso de colores azules y crema, continuando por la composición asimétrica que parece arrastrarnos hacia la ola (sobre todo para un japonés, que contempla la imagen de derecha izquierda)… así como por detalles que pueden pasarnos por alto. ¿Os habéis fijado en que la parte baja de la ola parece dibujar una segunda cúspide del monte Fuji? Esa semejanza la refuerza el hecho de que el mar y la montaña están pintados con los mismos colores. Y fijaos cómo la espuma cae sobre el Fuji como si fuera copos de nieve…

Se sabe que Hokusai estudió pintura europea, especialmente artistas holandeses (Holanda era el único país que podía comercian con Japón en aquel entonces). También es significativo el azul prusia que elegió para esta obra, muy popular en Europa. Lo que no sabemos es si Hokusai aprendió geometría y matemáticas occidentales: sea por esto, por estudios paralelos o por puro instinto, su imagen más famosa encaja en la famosa proporción áurea que siguen muchas de las obras más importantes de la Humanidad, desde el Partenón hasta el Taj Mahal. La ola, cuyas crestas de espuma imitan garras, parece seguir incluso la espiral de Fibonacci, haciendo uso de fractales.

gran-ola-proporcion-aurea

Imagen extraída del blog As Rakestraw.

ola-fractales-intmath

Imagen extraída del blog Intmath.

Por cierto, en contra de lo que solemos pensar, la imagen no representa un tsunami, sino el fenómeno de ola gigante (rogue wave en inglés), cuando diversas olas se juntan en una única, más alta y devastadora. Algunos estudiosos, comparándola con las barcas que aparecen, han determinado su altura real entre 10 y 12 metros. El mar frente a Kanagawa y la cercana bahía de Tokio son lugares golpeados de vez en cuando por olas gigantes. Podéis encontrar este y otros datos curiosos en el blog Mental Floss.

Para representar el fenómeno, Hokusai eligió una perspectiva dramática, poco usada entonces, donde la ola es más alta que el propio Fuji. Esta montaña es un símbolo nacional japonés, un lugar sagrado que para Hokusai y muchos japoneses simboliza lo eterno e inmortal… Al reducirlo a un pequeño punto de la imagen, incluso el Fuji se ve diminuto frente a la fuerza de los elementos. Quizás eso explique también la fuerza de la imagen: ni siquiera las montañas pueden hacer nada frente a ciertos hechos. Y eso nos reconforta porque sentirse insignificante forma parte de la grandeza del mundo.

Acerca de Alex Pler

No nací en Barcelona ni en Tokyo, aunque me hubiera gustado. Librero de Haiku, lector voraz y autor de la novela El mar llegaba hasta aquí y del libro La noche nos alumbrará (con 196 historias cortas donde tú eres el protagonista). Mi web personal: www.alexpler.com.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La gran ola de Hokusai: ¿por qué nos impacta tanto esta imagen?

  1. Tenéis razón. Es impactante. A mí me impacta tanto que estoy haciéndola en marquetería. El dibujo previo me ha llevado unas 80 horas. Va a tener unas medidas de aproximadamente 115 x 180 cm y estará formado por unas 2.000 piezas de distintas maderas. Calculo que cuando finalicemos el trabajo habrá consumido entre 120 – 150 horas.